hola@merlindataquality.com

BLOG

El contrato emocional, pilar de la cultura organizacional de Merlin

El mercado tecnológico ha sido históricamente un sector altamente competitivo, y en los últimos años, el auge de las nuevas tecnologías ha elevado aún más la demanda de profesionales de TI, generando un contexto donde los candidatos son constantemente tentados con ofertas atractivas.

En Merlin, comprendemos que retener a nuestros colaboradores actuales y atraer nuevos talentos requiere la creación de un sólido contrato emocional entre nuestros Merliners y la empresa. Este enfoque es un pilar fundamental de nuestra cultura organizacional, y sabemos que esta relación trasciende las tareas y responsabilidades laborales convencionales. Para nosotros, se trata de forjar una comunidad en la que cada miembro de nuestro equipo se sienta valorado, respaldado y motivado a dar lo mejor de sí mismo.

El contrato emocional supone un compromiso mutuo que no solo se basa en proporcionar oportunidades profesionales y un ambiente de trabajo positivo, sino que también implica una conexión emocional genuina. Valoramos la contribución única de cada miembro de nuestro equipo y estamos comprometidos a reconocer y celebrar los logros individuales y colectivos.

Quienes estamos a cargo de la gestión de las personas entendemos que cuando nuestros colaboradores se sienten emocionalmente vinculados a la empresa, están más motivados, comprometidos y dispuestos a contribuir al éxito del negocio.

En esta línea, es una prioridad organizacional promover un entorno donde la comunicación es abierta, las opiniones son valoradas y el desarrollo profesional es una práctica real. Esta filosofía no solo fortalece nuestro equipo, sino que también mejora la calidad de nuestros servicios y la satisfacción de nuestros clientes.

A nivel compañía, cultivar este contrato emocional a través de políticas y prácticas centradas en el bienestar de nuestros colaboradores es prioridad. Creemos que una fuerza laboral comprometida emocionalmente es un activo invaluable que impulsa nuestro crecimiento y nos permite enfrentar nuevos y mayores desafíos.

Algunas de las acciones que hemos llevado adelante para sellar este contrato emocional con nuestros Merliners:

  • Cultivar una cultura empresarial positiva, que promueva valores como el respeto, la inclusión, el reconocimiento y el apoyo mutuo
  • Establecer una comunicación transparente y abierta para construir confianza
  • Ofrecer oportunidades de desarrollo y crecimiento profesional para que cada colaborador pueda visualizar un camino claro para avanzar en su carrera dentro de la empresa
  • Reconocer los logros y el buen desempeño mediante reconocimientos públicos, bonificaciones, ascensos y premios, que muestran que la empresa valora el esfuerzo y la dedicación de cada persona
  • Promover un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida personal
  • Involucrar a los colaboradores en la toma de decisiones para generar mayor sentido de pertenencia y control sobre su entorno laboral
  • Mostrar empatía y ofrecer apoyo a los colaboradores cuando enfrentan desafíos personales o profesionales
  • Identificar y comunicar los valores compartidos entre la empresa y sus colaboradores
  • Proporcionar retroalimentación regular y constructiva para compartir cómo están contribuyendo y cómo pueden mejorar

En última instancia, un contrato emocional sólido se basa en la confianza, el respeto mutuo y el compromiso continuo. En Merlin, sabemos que invertir en la construcción y el mantenimiento de este vínculo entre empresa y colaborador, es el punto de partida para fomentar un entorno laboral más productivo y positivo.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Sarina-Framarin-Redondo.jpg

Sabrina Framarín
Gerente de Administración y Recursos Humanos

El mercado tecnológico ha sido históricamente un sector altamente competitivo, y en los últimos años, el auge de las nuevas tecnologías ha elevado aún más la demanda de profesionales de TI, generando un contexto donde los candidatos son constantemente tentados con ofertas atractivas.

En Merlin, comprendemos que retener a nuestros colaboradores actuales y atraer nuevos talentos requiere la creación de un sólido contrato emocional entre nuestros Merliners y la empresa. Este enfoque es un pilar fundamental de nuestra cultura organizacional, y sabemos que esta relación trasciende las tareas y responsabilidades laborales convencionales. Para nosotros, se trata de forjar una comunidad en la que cada miembro de nuestro equipo se sienta valorado, respaldado y motivado a dar lo mejor de sí mismo.

El contrato emocional supone un compromiso mutuo que no solo se basa en proporcionar oportunidades profesionales y un ambiente de trabajo positivo, sino que también implica una conexión emocional genuina. Valoramos la contribución única de cada miembro de nuestro equipo y estamos comprometidos a reconocer y celebrar los logros individuales y colectivos.

Quienes estamos a cargo de la gestión de las personas entendemos que cuando nuestros colaboradores se sienten emocionalmente vinculados a la empresa, están más motivados, comprometidos y dispuestos a contribuir al éxito del negocio.

En esta línea, es una prioridad organizacional promover un entorno donde la comunicación es abierta, las opiniones son valoradas y el desarrollo profesional es una práctica real. Esta filosofía no solo fortalece nuestro equipo, sino que también mejora la calidad de nuestros servicios y la satisfacción de nuestros clientes.

A nivel compañía, cultivar este contrato emocional a través de políticas y prácticas centradas en el bienestar de nuestros colaboradores es prioridad. Creemos que una fuerza laboral comprometida emocionalmente es un activo invaluable que impulsa nuestro crecimiento y nos permite enfrentar nuevos y mayores desafíos.

Algunas de las acciones que hemos llevado adelante para sellar este contrato emocional con nuestros Merliners:

  • Cultivar una cultura empresarial positiva, que promueva valores como el respeto, la inclusión, el reconocimiento y el apoyo mutuo
  • Establecer una comunicación transparente y abierta para construir confianza
  • Ofrecer oportunidades de desarrollo y crecimiento profesional para que cada colaborador pueda visualizar un camino claro para avanzar en su carrera dentro de la empresa
  • Reconocer los logros y el buen desempeño mediante reconocimientos públicos, bonificaciones, ascensos y premios, que muestran que la empresa valora el esfuerzo y la dedicación de cada persona
  • Promover un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida personal
  • Involucrar a los colaboradores en la toma de decisiones para generar mayor sentido de pertenencia y control sobre su entorno laboral
  • Mostrar empatía y ofrecer apoyo a los colaboradores cuando enfrentan desafíos personales o profesionales
  • Identificar y comunicar los valores compartidos entre la empresa y sus colaboradores
  • Proporcionar retroalimentación regular y constructiva para compartir cómo están contribuyendo y cómo pueden mejorar

En última instancia, un contrato emocional sólido se basa en la confianza, el respeto mutuo y el compromiso continuo. En Merlin, sabemos que invertir en la construcción y el mantenimiento de este vínculo entre empresa y colaborador, es el punto de partida para fomentar un entorno laboral más productivo y positivo.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Sarina-Framarin-Redondo.jpg

Sabrina Framarín
Gerente de Administración y Recursos Humanos

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés

Merliners

Celebrando la Trayectoria en Merlin Data Quality

Merlin Data Quality celebró recientemente su 30º aniversario y eso nos hizo reflexionar, como organización, sobre el valor de la experiencia y la trayectoria de nuestros colaboradores en la empresa, y cómo esto se relaciona con aspectos cruciales como la cultura organizacional, la marca empleadora y el desarrollo de las personas.

Leer el artículo »

¿Querés ver todos nuestros artículos?