hola@merlindataquality.com

BLOG

El papel del Chief Data Officer (CDO) en el aseguramiento de la calidad de datos

En esta nota de blog te invitamos a repasar las funciones, responsabilidades y mejores prácticas del director de datos. También te compartiremos algunas tendencias emergentes que mejorarán aún más el papel del Director de Datos en un entorno empresarial cada vez más impulsado por los datos. 

Si los datos son el activo más importante en los negocios hoy en día, entonces resulta clave disponer de una figura dentro de la compañía dedicada a administrar, proteger y monetizar este valioso activo. El rol de Director de Datos (CDO) tuvo, en su gestación, un alcance limitado, centrado en el cumplimiento, la seguridad y la gobernanza. Podemos decir que este rol surgió en respuesta a las crecientes presiones regulatorias y la necesidad de una autoridad centralizada sobre la gestión de datos. 

A medida que las organizaciones comenzaron a vislumbrar el potencial del análisis de datos, las responsabilidades del CDO se ampliaron, dándole la función de diseñar una estrategia capaz de aprovechar y monetizar los datos. En esta nueva visión del rol del CDO, la calidad de los datos tomó un protagonismo crucial.

Ya no es novedad que las empresas modernas prosperan con la información, pero no basta con generarla. La clave radica en aprovechar, refinar y utilizar datos para generar conocimientos que permitan alcanzar objetivos estratégicos y operativos. Un director de datos desempeña funciones importantes en la gestión de los activos de información de su organización: 

Gobernanza y cumplimiento de datos: 

  • Establecer y mantener políticas de gobernanza de datos que mejoren la calidad, la privacidad y el cumplimiento de los datos. 
  • Gestionar riesgos, identificando posibles violaciones de datos y garantizando el uso ético de los datos. 

Estrategia y gestión de datos: 

  • Desarrollar la estrategia de datos de una organización, desde optimizar la recopilación hasta garantizar la confiabilidad y la calidad. 
  • Liderar la adopción de tecnologías y fuentes de datos emergentes, manteniendo a la organización a la vanguardia de la innovación y la investigación. 

Toma de decisiones e información basada en datos: 

  • Promover la toma de decisiones basada en datos, proporcionando a toda la organización de datos precisos, completos, veraces y actuales.
  • Impulsar una cultura centrada en los datos que transforma conocimientos prácticos en decisiones estratégicas. 

Monetización de datos y creación de valor: 

  • Identificar nuevas fuentes de ingresos a partir de sus activos de datos.
  • Encontrar formas de monetizar los volúmenes de datos recopilados, agregando valor a través de los datos de calidad. 

Cultura de datos: 

  • Crear y mantener una cultura en la que los datos se comparten, aprovechan y transforman en estrategias viables que impulsan el éxito y las ganancias de la compañía. 
  • Llevar adelante iniciativas para promover la alfabetización en datos mediante capacitación. 

Conforme los datos adquieren una importancia aún mayor como activo empresarial, el papel del director de datos se vuelve cada vez más relevante. El panorama que se presenta para estos profesionales está repleto de desafíos. En su calidad de líderes estratégicos, tienen la responsabilidad de impulsar los procesos de innovación y transformación digital en las organizaciones. Además, deben encontrar el equilibrio entre la seguridad y el cumplimiento normativo, al mismo tiempo que incorporan nuevas tecnologías, como la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, en las operaciones actuales y futuras. Todo esto se lleva a cabo con el objetivo último de maximizar el potencial de monetización de los datos disponibles. En este contexto, la calidad de los datos emerge como un factor crucial para el éxito del Director de Datos (CDO).

En esta nota de blog te invitamos a repasar las funciones, responsabilidades y mejores prácticas del director de datos. También te compartiremos algunas tendencias emergentes que mejorarán aún más el papel del Director de Datos en un entorno empresarial cada vez más impulsado por los datos. 

Si los datos son el activo más importante en los negocios hoy en día, entonces resulta clave disponer de una figura dentro de la compañía dedicada a administrar, proteger y monetizar este valioso activo. El rol de Director de Datos (CDO) tuvo, en su gestación, un alcance limitado, centrado en el cumplimiento, la seguridad y la gobernanza. Podemos decir que este rol surgió en respuesta a las crecientes presiones regulatorias y la necesidad de una autoridad centralizada sobre la gestión de datos. 

A medida que las organizaciones comenzaron a vislumbrar el potencial del análisis de datos, las responsabilidades del CDO se ampliaron, dándole la función de diseñar una estrategia capaz de aprovechar y monetizar los datos. En esta nueva visión del rol del CDO, la calidad de los datos tomó un protagonismo crucial.

Ya no es novedad que las empresas modernas prosperan con la información, pero no basta con generarla. La clave radica en aprovechar, refinar y utilizar datos para generar conocimientos que permitan alcanzar objetivos estratégicos y operativos. Un director de datos desempeña funciones importantes en la gestión de los activos de información de su organización: 

Gobernanza y cumplimiento de datos: 

  • Establecer y mantener políticas de gobernanza de datos que mejoren la calidad, la privacidad y el cumplimiento de los datos. 
  • Gestionar riesgos, identificando posibles violaciones de datos y garantizando el uso ético de los datos. 

Estrategia y gestión de datos: 

  • Desarrollar la estrategia de datos de una organización, desde optimizar la recopilación hasta garantizar la confiabilidad y la calidad. 
  • Liderar la adopción de tecnologías y fuentes de datos emergentes, manteniendo a la organización a la vanguardia de la innovación y la investigación. 

Toma de decisiones e información basada en datos: 

  • Promover la toma de decisiones basada en datos, proporcionando a toda la organización de datos precisos, completos, veraces y actuales.
  • Impulsar una cultura centrada en los datos que transforma conocimientos prácticos en decisiones estratégicas. 

Monetización de datos y creación de valor: 

  • Identificar nuevas fuentes de ingresos a partir de sus activos de datos.
  • Encontrar formas de monetizar los volúmenes de datos recopilados, agregando valor a través de los datos de calidad. 

Cultura de datos: 

  • Crear y mantener una cultura en la que los datos se comparten, aprovechan y transforman en estrategias viables que impulsan el éxito y las ganancias de la compañía. 
  • Llevar adelante iniciativas para promover la alfabetización en datos mediante capacitación. 

Conforme los datos adquieren una importancia aún mayor como activo empresarial, el papel del director de datos se vuelve cada vez más relevante. El panorama que se presenta para estos profesionales está repleto de desafíos. En su calidad de líderes estratégicos, tienen la responsabilidad de impulsar los procesos de innovación y transformación digital en las organizaciones. Además, deben encontrar el equilibrio entre la seguridad y el cumplimiento normativo, al mismo tiempo que incorporan nuevas tecnologías, como la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, en las operaciones actuales y futuras. Todo esto se lleva a cabo con el objetivo último de maximizar el potencial de monetización de los datos disponibles. En este contexto, la calidad de los datos emerge como un factor crucial para el éxito del Director de Datos (CDO).

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés

¿Querés ver todos nuestros artículos?